18º FICLPGC: Algunas palabras (por Nacho Bello)

El pasado domingo por la tarde se dio por finalizada la XVIII Edición del Festival Internacional de Cine de Las Palmas (FICLPGC). Las salas de los Multicines Monopol estaban abarrotadas de gente, deseosa de aprovechar las últimas sesiones. Concretamente, del Monopol Music Festival.

Al igual que la edición pasada, esta fue –al menos para mí- una edición intensa. Si bien, a falta de la acreditación y por imposibilidad física no pude ver tantas películas como en aquella XVII Edición, logré ver algunos días cuatro películas, pese al esfuerzo económico que ello supone.

En fin, tras casi una semana de encierro monástico en las butacas de los Multicines Monopol, no puedo dejar de dedicar algunas palabras a realizar un breve balance acerca de la Edición de este año. En líneas generales, la selección de películas –al menos, lo que pude ver- ha resultado bastante interesante ateniéndonos tanto al aspecto formal como temático de las mismas. De todas ellas,  he destacar aquí Aferim! (Radu Jude, Rumanía), Vinterbrode (H. Pálmason, Islandia, Dinamarca), Niñato (Alejandro Orr, España), y el cortometraje Alien (Luis López Carrasco, España). De los dos filmes que vi de la sección Canarias Cinema, he de destacar el largometraje de Vasni Ramos Apocalipsis Voodoo, en mi opinión obra maestra del director tinerfeño. Sin duda, todo un acierto haberla incluido en la selección. Lamentablemente, no pude asistir a la única sesión de Todo comenzó por el fin, del colombiano Luis Ospina, un cineasta que dejó una imborrable huella con su genial Agarrando pueblo (1978). La pueden ver aquí: https://www.youtube.com/watch?v=mPeP43zqOyw

Un año más, me ha alegrado poder volver a ver cintas procedentes de buena parte del globo, cada una de ellas con propuestas formales interesantes, bien hayan sido éstas más conservadoras (Dita zë fill, Gentian Koçi, Albania, Grecia), o más arriesgadas (Vinterbrode, o Europa, de Miguel Ángel Pérez Blanco). Al igual que el año pasado, la utilización del formato 4:3 –con unos u otros motivos-ha sido recurrente en algunas películas. También, en este sentido, me llama la atención tanto el uso como la reivindicación –si es que se puede denominar así- que hace Luis López Carrasco con Alien de un formato antiguo y desfasado, en este caso el Hi8, con el que explora sus posibilidades plásticas.

En lo que a los aspectos temáticos respecta, resulta gratamente reconfortante poder ver en estas películas traídas de medio mundo historias que, más que imponer una distancia entre el “ellos” del Tercer Mundo y el “nosotros”, moradores de esta sociedad avanzada, no hacen más que reducirla y estrecharla. Sin ir más lejos, el título iraní Bedoone tarikh, bedoone emza (Vahid Jalilvand) muestra una sociedad que funciona con mecanismos muy similares a los nuestros. En El Espanto asistimos a un retrato del mundo rural argentino, del que seguramente no resulte muy complicado encontrar paralelismos en el campo español. Y así con tantas otras películas que pude ver, que no dejan de reflejar la época que nos ha tocado vivir.

Sin lugar a dudas, el FICLPGC constituye un evento cultural de la magnitud y proporción que se merece una ciudad como Las Palmas, situada entre las diez más grandes de España. Lejos de ser un festival menor o de arrastrar el lastre provinciano, logra concentrar la atención de buena parte de los entendidos en la materia tanto de dentro como de fuera de nuestro país. Sin embargo, sí que echo en falta, tratándose de Las Palmas de una ciudad colindante con África, una cierta mirada hacia dicho continente por parte de los seleccionadores.

En efecto, el continente africano ha vuelto a ser el gran ausente, tanto en esta edición como en la anterior. Y no me refiero con esto a que deba aumentar la presencia de cine rodado en África –como fue el caso de Felicité, incluida en la programación del año pasado- sino a películas hechas por, realizadas por los propios africanos.

Ya para finalizar, sí he de comentar con respecto a la organización y horarios de las proyecciones que en ocasiones resultaba difícil ver ciertas películas, bien por el horario en que se proyectaban o por la disposición de las sesiones, siendo frecuente que al día siguiente de la primera sesión fuese la última.

Por lo demás, debo dar la enhorabuena a la dirección del FICLPGC por la labor que realizan cada año trayendo a la ciudad de Las Palmas y dándonos la posibilidad a todos los que pululamos por ella de ver un tipo de cine que, de otra manera, resultaría muy difícil poder ver.

 

Nacho Bello, 19/04/2018

Autor: admin

Trotavistas Producción Audiovisual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *